martes, 10 de mayo de 2011

Obligan a una pareja de gays a abandonar una caseta por bailar juntos sevillanas

 José Carlos y Juan Carlos se divertían como cualquier otra persona en la Feria de Abril de Sevilla el pasado viernes. Pero ser homosexuales y que quisieran salir a bailar sevillanas no sentó nada bien a los propietarios de la caseta, que les quisieron expulsar inmediatamente de su local amparándose en que se tratraba de un espacio privado.

No se puede tolerar que el Ayuntamiento de Sevilla, responsable de las concesiones administrativas de la Feria de Abril, se lave de nuevo las manos cuando se produce un caso tan preocupante de homofobia. Se trata de una fiesta universal, en la que todos y todas tienen los mismos derechos, independientemente de su condición sexual. No vale la excusa de que se trata de un espacio privado cuando se vulneran derechos constitucionales básicos. 
Pese a los avances que hemos vivido en los últimos años en nuestro país, cada día cientos de personas son víctimas de la discriminación por razón de su orientación sexual. Cada día se producen acontecimientos indignantes como éste. Incluso en la propia Feria de Abril, donde el año pasado ocurrió lo mismo con otra pareja gay que se dio un beso en una caseta. Queda mucho camino por recorrer.
Afortunadamente, en esta lucha, la legislación está de nuestra parte. Nadie puede verse discriminado por razón de su orientación sexual, tampoco en el ámbito privado de una caseta de feria. La lucha que defendemos, la de la igualdad, no es una lucha fácil pero tenemos la seguridad de que venceremos. Y para lograrlo debemos vencer también hoy.

No hay comentarios: