jueves, 19 de abril de 2012

Medios afines al PP dan por hecho que la cirugía de reasignación de las personas transexuales será victima de los recortes

El pasado lunes, tras la mala acogida de los mercados al proyecto de Presupuestos Generales de Estado, que disparaba las alarmas sobre una posible intervención europea, el Gobierno español improvisaba un recorte de 10.000 millones de euros adicionales en materia de Sanidad y Educación. Un recorte adicional anunciado a través de una nota de prensa y sobre el cual a día de hoy siguen sin conocerse los detalles. Mientras tanto, medios de comunicación conservadores calientan el ambiente “anunciando” que entre los posibles recortes se encuentra la cirugía de reasignación de las personas transexuales.

Especialmente batallador se muestra el grupo Intereconomía, propiedad de Julio Ariza, exdiputado del PP en el Parlamento catalán. El martes el diario La Gaceta lo daba por hecho al anunciar el recorte en portada utilizando precisamente el titular “Cambios de sexo, fecundaciones in vitro y vasectomías no serán gratuitas”. La letra pequeña del artículo se limitaba a asegurar que “en la cuerda floja” estaban “desde operaciones de cambio de sexo (con un coste por intervención valorado en 30.000 euros) a tratamientos de inseminación artificial (900 euros) o cirugías estéticas (como la de varices, 3.000 euros). Algunos de estos procedimientos son costeados a nivel nacional y otros sólo en determinadas autonomías”.

Este jueves La Gaceta continuaba con su campaña, recurriendo ahora a las opiniones del presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), Jaume Masià, y del presidente de su fundación docente, Ezequiel Rodríguez. “En opinión de estos expertos, dado el elevado precio de las intervenciones de cambio de sexo -valorado en cerca de 30.000 euros- y el escaso número de población a quien afecta es ‘normal’ que salgan de la cartera gratuita de servicios. Hasta ahora, Andalucía, Madrid, País Vasco, Asturias, Extremadura y Cataluña financian la totalidad de este tipo de operaciones”, argumenta el artículo. “Ahora que hay poco dinero, los cirujanos tenemos que estar para toda la población y no para un grupo concreto”, habría llegado a declarar Ezequiel Rodríguez.

El diario del Grupo Intereconomía (al que esta semana un alcalde “popular” de un pueblo de Ávila ha decidido honrar otorgándole el nombre de una calle) no es sin embargo el único que ha planteado esta posibilidad. Otros diarios conservadores, también muy próximos al PP, lo han hecho también. Es el caso de ABC, aunque de forma más matizada. “Operaciones de cambio de sexo, vasectomías y tratamientos de fertilidad. Estos tratamientos, considerados no esenciales, se seguirán financiando, al menos en la propuesta del Ministerio de Sanidad, pero se vigilarán con lupa”, afirma. El País, sin embargo, cree que los recortes no irán por esa línea. “Se podría pensar en suprimir algunos tratamientos que dentro del PP están muy cuestionados, como la interrupción del embarazo o, como ya sugirió el PP en la campaña catalana, la cirugía de adecuación de los transexuales. Lo malo, desde un punto de vista financiero, es que estas intervenciones no son muy caras. Y, por lo tanto, ahorrarían poco. Con los 100.000 abortos se podría dejar de gastar unos 50 millones. Con el tratamiento de la transexualidad, menos aún, porque son muy pocos”, afirma el periodista Emilio de Benito, especialista en temas sanitarios y LGTB.

Ceremonia de la confusión

Lo cierto es que a día de hoy nadie sabe qué se recortara. Reina la ceremonia de la confusión, y cada día un responsable político del PP (Luis de Guindos, Cristóbal Montoro, Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal…) se pronuncia de forma distinta sobre el futuro de nuestro Sistema Nacional de Salud. Por otra parte, los recortes en Sanidad deberían ser pactados con las Comunidades Autónomas, que son las que tienen competencias en la materia (el próximo Consejo Interterritorial de Salud, en el que se podrían pactar ciertas medidas, se celebrará el 18 de abril). Por lo que a la cirugía de reasignación se refiere, además, ni siquiera forma parte de la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud, sino que cada comunidad decide si la financia o no y en qué condiciones (sea en centros de su propia comunidad o derivando a centros de referencia de otras comunidades).

En cualquier caso, más allá del lamentable espectáculo de improvisación y frivolidad que los responsables políticos están ofreciendo sobre el tema, sobre todo si se tiene en cuenta lo ridículo del ahorro que supondría la supresión de esta prestación (solo unas pocas decenas de personas se acogen a ella cada año), resulta obsceno que se juegue de esta forma con un colectivo, el de las personas transexuales, que se encuentran en una situación especialmente precaria y vulnerable. Es por ello que desde dosmanzanas os invitamos a sumaros a la petición que el artista y activiista Shangay Lily ha promovido en la plataforma actuable para que se mantenga esta prestación.



Fuente: DosManzanas.com
 


No hay comentarios: