lunes, 4 de junio de 2012

La comunidad LGTB de Costa Rica se hace oír

El día 31 de mayo fue calificado como un día negro para los derechos humanos en Costa Rica: el diputado cristiano y detractor de los derechos de las personas homosexuales y de las mujeres, asumió la presidencia de la Comisión Legislativa de Derechos Humanos en el congreso costarricense (la encargada de evaluar proyectos de ley referentes a la unión entre parejas del mismo sexo o a la fertilización in vitro, entre otros).

Orozco no sólo es uno de los principales detractores de la comunidad sexualmente diversa, también ha enfatizado en varias ocasiones su oposición a los proyectos de ley que buscan regular las relaciones homosexuales, una lucha que lleva más de seis años en el país y que con la elección del diputado en este cargo se complica aún más.

La elección del político tuvo lugar entre abucheos y protestas que venían desde la barra del público; miembros de los grupos de diversidad sexual replicaban con gritos, carteles y banderas multicolores: “¡Injusto, injusto... qué verguenza que me da, Justo Orozco discrimina y no dice la verdad!”.
Fuera del recinto el levantamiento de los defensores de los derechos humanos también se hizo sentir: en la red social Twitter cientos de ciudadanos exigían que no se le diera el puesto mediante la etiqueta #FueraJustoOrozco.

Incluso durante la sesión de elección se presentaron más de cinco mil firmas recolectadas a través de las redes sociales y que buscaban impedir el nombramiento del diputado.

A pesar de la decisión tomada, los costarricenses no piensan detenerse, ya la empresa de comunicación BigWebNoise lanzó una aplicación en la web: fuerajustoorozco.com, que en su primera media hora ganó más de 650 suscriptores y que exige la renuncia del político.

El descontento de los ciudadanos es mucho y ya se están planeando una serie de acciones de protesta en contra de la indiferencia de sus gobernantes respecto a la regulación de los derechos de las minorías.



No hay comentarios: