sábado, 11 de agosto de 2012

La diversidad sexual en la enseñanza española vuelve al armario

'Educación para la Ciudadanía', que a partir del próximo curso escolar pasará a llamarse 'Educación cívica y constitucional', da un gran giro ultraconservador a los contenidos que se impartín en ella hasta ahora. El PP y la Conferencia Episcopal se opusieron a esta asignatura desde que que se estableció como materia escolar en 2006, debido a ellos consideraban que "adoctrinaba" a los niños y niñas que la estudiaban.

Ahora, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha conseguido la reforma que los sectores ultraconservadores esperaban, declarando que el nuevo decreto que reformula la asignatura, "defiende el respeto a la libertad de enseñanza y, en consecuencia, al derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones filosóficas, religiosas o morales".

Con el nuevo real decreto que reformula la asignatura, quedan excluidos los contenidos referentes a las relaciones afectivo-sexuales, al rechazo contra los prejuicios racistas, sexistas u homófobos, a la pobreza y a la discriminación provocada por las desigualdades sociales, económicas y sexuales.


La homosexualidad y la condena a la homofobia, temas tabú

Partidos políticos de izquierda y asociaciones como la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, han manifestado su disconformidad y rechazo ante la amputación que la nueva 'Educación para la Ciudadanía' ha sufrido.

La FELGTB ha manifestado en un comunicado que, con este desmantelamiento, se "quiere armarizar la sexualidad, creando nuevos tabúes en temas que, tratados con normalidad, pasan a ser cotidianos y libres de prejuicios".

La presidenta de la Federación, Boti G. Rodrigo, ha declarado que: ""Tenemos una nueva educación para la ciudadanía que es muda, ciega y sorda. No habla de diversidad afectivo-sexual ni familiar, no quiere ver que la discriminación a lesbianas, gais, transexuales y bisexuales existe y no quiere escuchar al alumnado, al profesorado y a quienes hemos pasado con sufrimiento por unas aulas adversas para construir juntos una escuela sin armarios".

Según Uge Sangil, coordinadora del Área de Educación de la FELGTB: "parece que la intención del Gobierno es barrer debajo de la alfombra lo que no le gusta, devolverlo al armario, recuperando la máxima de lo que no se nombra no existe. Que ustedes no vean a los adolescentes llorar en su cuarto no seca una sola de las lágrimas que vierten por la discriminación a la que se ven sometidos".

A pesar de esto, la FELGTB, "reafirma su compromiso de ofrecer, a las escuelas que así lo soliciten, charlas sobre diversidad afectivo-sexual y familiar, así como sobre identidad de género, ayudando a esclarecer las dudas que el alumnado, el profesorado o las familias puedan tener y luchando contra la discriminación en las aulas".




No hay comentarios: