sábado, 11 de agosto de 2012

La Iglesia presiona a Gallardón para que derogue el matrimonio igualitario

A la vez que le da la enhorabuena por su actitud frente al aborto, el cardenal Antonio Cañizares también espera nuevos pasos orientados hacia la derogación del matrimonio entre personas del mismo sexo


Cañizares declaró el pasado sábado en los cursos que ofrece la Universidad Católica de Valencia en Santander, que ve con buenos ojos la nueva reforma de restricciones en la ley del aborto llevada a cabo por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, aunque, como era de esperar, la considera insuficiente al añadir que es lo "menos que se debe hacer".

En este sentido, el cardenal y prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha manifestado que también espera que el ministro actúe en contra del matrimonio igualitario, sobre el que ha declarado, como ha venido haciendo la Iglesia desde su aprobación en 2005, que "es una unión, pero no es un matrimonio".

El ministro Gallardón, que ha sido enormemente criticado por el ala más dura y conservadora tanto de su partido como de la Iglesia, por su postura favorable a la celebración del Orgullo LGTB y por oficiar bodas civiles entre homosexuales, ha venido haciendo varios guiños a la jerarquía católica. Entre estos gestos para ganarse el favor eclesial, encontramos esta radicalización de su postura en diversos aspectos espinosos e incómodos para los jerarcas católicos, así como también las exenciones fiscales a la Iglesia y cuando el año pasado, siendo alcalde de Madrid, dejó la ciudad en manos del cardenal Rouco Varela durante la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud.