martes, 22 de enero de 2013

Obama promete igualdad y justicia social para las personas LGTB en EEUU

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha jurado por segunda vez su cargo en una ceremonia multitudinaria en el Capitolio de Washington, prometiendo tres de las cosas de las que adoleció su anterior mandato: justicia social, igualdad y paz. Consciente de no haber podido cumplir con muchas de las promesas y haber satisfecho la ilusión que despertó al llegar a la Casa Blanca, Obama volvió a ponerse de parte del pueblo para recordar que sólo consiguiendo esos tres objetivos se podrá construir el país del futuro.

"Nosotros, el pueblo, aún creemos que cada ciudadano merece unas medidas básicas de seguridad y dignidad. Tendremos que tomar decisiones muy duras para reducir los costes de nuestra sanidad y nuestro déficit. Pero rechazamos que EEUU deba elegir entre cuidar a la generación que ayudó a construir este país y la generación que ayudará a construir su futuro", dijo Obama en uno de los momentos más importantes de su intervención.

El presidente, eso sí, repasó los retos de su nueva administración reconociendo todas las cosas que no ha llegado a conseguir hasta el momento: "Nuestro viaje no habrá terminado hasta que nuestras mujeres, nuestras madres y nuestras hijas tengan sueldos acordes a su esfuerzo. Nuestro viaje no habrá terminado hasta que nuestros hermanos y hermanas gays sean tratados como cualquier otra persona ante la Justicia por lo que, si todos hemos sido creados iguales, entonces seguro que el amor que profesamos debe ser igual también. Nuestro viaje no habrá concluido hasta que ningún ciudadano tenga que esperar horas para pdoer votar".

"Nuestro viaje -continuó- no terminará hasta que no encontremos un modo mejor de acoger a los inmigrantes que aún ven EEUU como una tierra de oportunidades; hasta que estos jóvenes estudiantes y técnicos formen parte de nuestra fuerza laboral en lugar de ser expulsados de nuestro país. Nuestro viaje no habrá terminado hasta que nuestros niños, desde las calles de Detroit a las calles de Newton, sepan que cuidamos de ellos y que siempre estarán protegidos".

Obama se refirió directamente a los republicanos al decir durante su discurso que EEUU no prosperará si es un país en el que "sólo a unos pocos" les va bien y reclamó el papel crucial de la clase trabajadora para seguir adelante con la recuperación económica. "Nuestro país no puede tener éxito cuando sólo a unos pocos les va bieny a otros les cuesta tirar para adelante. A EEUU le va bien cuando todo el mundo puede encontrar un trabajo y los salarios permiten a las familias dejar atrás sus penurias. Cuando todos tienen las mismas oportunidades para alcanzar el éxito", dijo antes de recordar: "La prosperidad de Estados Unidos debe descansar en los anchos hombros de la clase media".


Energías renovables

El demócrata reflexionó sobre los desafíos a los que se han enfrentado los estadounidenses con la crisis y recalcó que "por nuestro carácter siempre entendimos que debemos cambiar cuando los tiempos cambian [...] siempre tuvimos un don para asumir riesgos y un don para reinventarnos". De ahí que el presidente haya hecho una apuesta firme por las energías renovables y las nuevas tecnologías, al tiempo que ha lanzado duras críticas a los que "niegan los efectos devastadores de la naturaleza".

"Nosotros, el pueblo, aún creemos que nuestra obligación no es sólo con nosotros mismos como estadounidenses sino que debemos dejar un legado al resto del mundo. Responderemos al reto del cambio climático sabiendo que si fallamos estaremos traicionando a nuestros hijos y a las próximas generaciones.  El camino hacia las energias renovables no es siempre fácil pero EEUU debe liderar esta transición", proclamó.

También se refirió Obama a la década de guerra que según él "está a punto de terminar". Aseguró que buscaría el entendimiento a través del diálogo -exactamente igual que hace cinco años- porque "para tener una paz duradera no hace falta mantener una guerra eterna". De igual modo, prometió ayudar "a los que quieren conquistar la paz" y que EEUU aprendería "de las lecciones del pasado".

Por último, Obama dijo no gobernar para "un partido o una facción, sino para todo el pueblo", llamó a la unidad y a seguir debatien y actuar pese a que "nuestro trabajo será imperfecto" y "las victorias de hoy serán parciales".

"Vosotros y yo como ciudadanos tenemos el poder de marcar el ritmo de este país, la obligación de dar forma a los debates de nuestro tiempo [...] todos tenemos que responder a la llamada de la historia", sentenció.


Fuente: Público