miércoles, 24 de julio de 2013

El Partido Comunista de Cuba condena la homofobia

Fran Lores

Una modificación en los estatutos del partido obliga a sus militantes a oponerse a la discriminación y los prejuicios generados a causa de la orientación sexual. Esta modificación enlaza con uno de los objetivos de trabajo marcados por el Partido Comunista de Cuba (PCC) durante su Conferencia Nacional celebrada en febrero de 2012.

En un documento titulado Las organizaciones de base y las principales modificaciones introducidas en los estatutos del Partido Comunista de Cuba se informa a los militantes de las modificaciones en el inciso J del artículo 7º. Este cambio establece que los militantes “enfrentan resueltamente los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otros que son contrarios a la Constitución y las leyes, atentan contra la unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de las personas”.

De la misma manera, se indica que “ningún militante comunista verdadero podría ser racista, machista, misógino o mostrar intolerancia hacia las personas religiosas o que provengan de zonas más desfavorecidas del país”.